Boda ibicenca en la playa

Uno de las maneras más bonitas de casarse es en una boda ibicenca en la playa. Quizás no sea un tipo de ceremonia nuevo, pero sin duda es una boda original y siempre sorprendente.

Las bodas tradicionales en una iglesia son ceremonias en muchos casos demasiado formales, con un toque demasiado clásico y lo que muchas veces es peor, no son ni bonitas ni divertidas. Para todas aquellas personas a las que le guste respirar libertad celebrar una boda ibicenca en la playa puede ser la perfecta manera de sellar el matrimonio.

Lo mejor de casarse en la playa no es solamente la belleza del lugar, sino el aspecto informal del sitio que harán que tanto los novios como los invitados se lo pasen en grande al aire libre, sin sentirse “aprisionado” por las paredes de una iglesia o unos juzgados.

Un detalle que hace que las bodas ibicencas sean especiales, es el hecho de la vestimenta. Todos los invitados  y. por supuesto, los novios deben vestir siguiendo los patrones de la moda ibicenca con prendas frescas de color blanco. Se trata de una boda en la playa, por lo que la vestimenta deberá ser cómoda y con un toque desenfadado, dando a las bodas ibicencas en la playa un punto informal muy vistoso. Recomendamos que ya desde la misma invitacion se haga hincapie en que se va a celebrar una boda en la playa y dejar un anotación con el tipo de ropa que deben llevar a la boda.

En Ibiza hay multitud de rincones ideales para celebrar una boda en la playa o en lugares con vistas impresionantes. Algunos acantilados imponentes con vistas al mar o al islote mágico de Es Vedrà también son los lugares perfectos para celebrar una boda ibicenca.